EMBUTIDOS J&D BY IGLESIAS

EL SABOR EN MAYÚSCULAS

Los embutidos, unas piezas que forman parte de las magníficas exquisiteces del cerdo ibérico.
Piezas que se elaboran con la carne fresca del cerdo y a los cuales se les añade: sal, pimentón y las especies correspondientes según sea chorizo, salchichón.
Los buenos maestros chacineros, son los encargados de su elaboración, y posteriormente de que las piezas reciban máxima atención y cuidado durante el proceso de curación en las bodegas naturales, para que así estos embutidos tan exquisitos se conviertan en un producto 10 para paladares exigentes.

SALCHICHÓN

Una pieza que evoca un buen aroma y sabor.
Elaborado con una mezcla de carne picada de cerdo ibérico y condimentado con sal y pimentón, además de otras especies. Posteriormente embutido con tripas naturales o artificiales.
Su particularidad; su color rojo granatoso intenso.

CHORIZO

Una pieza que evoca un buen aroma y sabor.
Elaborado con una mezcla de carne picada de cerdo ibérico y condimentado con sal y pimentón, además de otras especies. Posteriormente embutido con tripas naturales o artificiales.
Su particularidad; el color anaranjado que le brinda el Pimentón de la Vera.

LOMO

La caña ibérica de lomo, una de las piezas que procede de las denominadas “partes nobles” del cerdo ibérico, pero sin embargo capaz de seducir a los paladares más gourmets.
Está elaborada con carne de cerdo ibérico; dicha carne se obtiene de una pieza que se encuentra debajo de las costillas del cerdo. Suele tener grasa infiltrada dentro del músculo, la cual le da una jugosidad i sabor diferente a la pieza.
Posteriormente se procede al embutido con la tripa natural o artificial y luego a su curación óptima y en las mejores condiciones de temperatura y húmedad.

MORCÓN

Otro manjar de los embutidos ibéricos, el Morcón que a diferencia del chorizo se embute con el intestino ciego, cabe destacar también, que la carne que se utiliza son magros de categoría superior, y completamente limpios y sin apenas grasa, a diferencia del resto de embutidos.
La fase posterior es la curación, normalmente en dos fases; una inicial lenta y una segunda durante unos 60-65 días aproximadamente.